El Kosmos cubano de Montoto


el-kosmos-cubano-de-montoto
"Kosmos", exposición personal de Arturo Montoto en la galería Carmen Montilla. Homenaje al 503 aniversario de La Habana.

Por: Dainelis de la C. Morgado González

Imágenes tomadas del perfil en Facebook del artista.

 

Desde la antigüedad la obsesión por el sentido de la vida, su surgimiento, y el descubrimiento de los misterios de la naturaleza ha sido una constante en la razón humana. Entre los conceptos fundacionales de la filosofía antigua se encuentra el de Cosmos, entendido como sinónimo de Universo o la conjunción de todos los elementos que de manera organizada y armoniosa existen en la naturaleza. Este es una idea fundacional en la filosofía griega y por tanto es valioso para el entendimiento de los sistemas filosóficos de la cultura occidental más moderna.

Una visión inusual y autónoma de este concepto se encuentra desde el pasado 11 de noviembre en las paredes de la capitalina Galería Carmen Montilla. Con una curaduría que mezcla la experiencia y la frescura de la juventud a manos de Norma Jiménez Irádiz Y Shirley Arana Díaz, se inauguró en horas de la tarde la exposición personal de Arturo Montoto titulada Kosmos. En la apertura de la muestra, la cantante Adriana Machado (quien también estuvo a cargo de la producción) ofreció un concierto con la participación de varios artistas invitados.

Con motivo de la celebración del aniversario 503 de la fundación de La Habana, Montoto recrea una cubanidad universal mediante piezas que no son ajenas al público habanero. Una visión presocrática en la cual el Cosmos es una combinación perfecta entre el orden y la belleza. La belleza sensual, cuasi femenina que emanan estas frutas son tan familiares para el espectador que es posible sentir su sabor en el paladar. Cosmos como sinónimo de plenitud y tentación suprema de los sentidos.[i]

La monumentalidad de las frutas protagonistas de los cuadros contrasta con la dulce brillantez de los colores y la suavidad de las texturas. Los fondos neutros de las pinturas al óleo remiten a una despersonificación de los objetos, sin embargo, la proximidad de estas frutas representan la tradición cubana y los sabores tropicales de nuestra cultura. El juego semántico que propone Montoto en esta muestra es fenomenal, pues intenta homologar la visualidad de estas frutas con estrellas, planetas y galaxias. La relación dicotómica entre realidad y apariencia es un recurso explotado por el artista en aras de verter en su creación sus bastos conocimientos sobre filosofía e historia.

El estudio del cosmos desde cualquier punto de vista, se llama cosmología y es precisamente lo que Montoto ofrece. Un detallado panorama de las características físicas de las frutas cubanas y quizás, un guiño pícaro que aporta el mayor de los atractivos en estas obras. El rescate de lo cotidiano como elemento sublime de la visualidad cubana y del dibujo como mecanismo para resaltar los contornos y enaltecer la redondez de los volúmenes. La capacidad de contraposición y diálogo entre estas obras es notable, numerosos aspectos se enfrentan en una lucha semántica que termina por construir un universo de posibilidades interpretativas.

El paralelismo entre un mamey y la forma sensual del corte se presenta semejando una vulva femenina lista para el coito. Esta obra se titula Orión y remite a la ya mencionada relación entre realidad y apariencia. Igualmente sucede con Constelación de las rosas blancas en la cual la dureza de la cáscara de un coco se contrasta con la pureza de su interior. Su obra está llena de sugestivas posibilidades. Las estructuras renacentistas de las composiciones contrastan con los colores brillantes que recuerdan al barroco y mientras que la posmodernidad se declara mediante la deconstrucción de una idea y su replanteamiento en otro contexto.

Esta idea de la contraposición se encuentra también en la disposición de las obras en la galería. En un primer momento el público se enfrenta a estas monumentales formas en óleo, sin embargo, al final del recorrido visual se presentan discretamente obras que ofrecen otra visión de la obra de Montoto. Calcografía, serigrafía e impresión gicleé se combinan para presentar una puerta paralela que incursiona en formatos más discretos y títulos menos intangibles.

En estas obras, las frutas no dejan su protagonismo, pero ahora se insertan en estructuras arquitectónicas que recuerdan la decadencia metafísica de la ciudad homenajeada. Son bocetos, ideas quizás incompletas que anuncian nuevos proyectos de un artista ya consagrado en el circuito artístico cubano e internacional, que no deja de trabajar para presentar novedosos modos de leer la cotidianidad que usualmente pasmos por alto.

 

[i] Dr. Félix Julio Alfonso López Discurso inaugural para la exposición personal titulada Kosmos del maestro Arturo Montoto, el pasado 11 de noviembre en la Galería Carmen Montilla.


0 comentarios

Deje un comentario



v1.0 ©2019     Desarrollado por Cubarte