Se encuentra usted aquí

Una Acacia que reverdece en el centro de La Habana

La galería La Acacia volverá a abrirse al público esta noche de sábado en la que ha sido su sede desde 1981, tras radicar provisionalmente cuatro años en un inmueble del capitalino municipio de Playa.

Durante ese período de reestructuración del inmueble en el que comenzaron a ganar prestigio internacional ya en los años 60 del pasado siglo, cuando aun era conocida como Centro de Arte Internacional, la institución continuó fiel a su misión de promover y comercializar las producciones de los creadores que integran su catálogo; así como las obras no patrimoniales de representantes de las Vanguardias históricas.

 

 

 

 

 

En vísperas de la apertura, la directora de esta entidad perteneciente a Génesis Galerías de Arte, Tania Piñeiro Bequet, acompañó al Periódico Cubarte en un recorrido por los reacondicionados espacios.

La privilegiada ubicación de la edificación, en San José 114, muy cerca del Capitolio Nacional y del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso; y el hecho de estar originalmente concebida para la exhibición de piezas de arte, fueron las primeras ganancias de este retorno que nos destacara la que, con anterioridad a su actual cargo, fuera especialista de La Acacia durante un largo período.  

 

 

 

 

 

 

Según nos detalló, dos de las salas con que cuenta la instalación estarán dedicadas a expo-ventas transitorias de sus artistas e invitados; en tanto que otras dos, aun no disponibles, acogerán muestras con un carácter comercial más marcado y una mayor estabilidad de las piezas que la integren.

La amplitud de estos espacios y su iluminación, también fueron alabadas por la directora de esta institución que, con un equipo integrado por otras dos curadoras, en un futuro pretende acompañar estas exhibiciones con conferencias complementarias.

“En sus inicios, el perfil de la Galería fue trabajar con los grandes maestros de las Vanguardias, las generaciones del 60, el 70 y el 80. Como se recuerda, en el 81 realizamos la exposición Volumen Uno. Posteriormente, hemos ido incluyendo nuevas generaciones de artistas”, acotó Piñeiro Bequet.

 

 

 

 

 

 

Resistente, como el árbol del que toma su nombre, la Galería La Acacia regresa a su lugar de origen con un prestigio intacto, mayor experiencia en su gestión y muchos deseos de continuar promoviendo y comercializando nuestro arte en Cuba y el resto del mundo.

Fotos: Adolfo Izquierdo.