Se encuentra usted aquí

Reapertura del espacio original de Galería Acacia

Génesis Galerías de Arte

#Cuba #CubaesCultura #CNAP #ArteCubanoContemporaneo

Todavía no éramos galería La Acacia, cuando comenzó nuestra historia. Inicialmente, fuimos el Centro de Arte Internacional y la referencia más antigua se remonta a 1964. Sería en los ochenta, cuando realizamos la trascendental exposición Volumen Uno, que el hito comenzara a gestarse. Se produce bajo este clima de renovación, en consonancia con su tiempo, nuestra entrada al Arte Contemporáneo. Ya para entonces comenzaríamos a ser conocidos como La Acacia. En los años noventa fuimos una de las primeras galerías en alcanzar reconocimiento internacional y vender arte cubano al mundo. La creación de proyectos que cohesionaban a las vanguardias artísticas cubanas con las nuevas promociones de jóvenes cubanos, nos identificó.
En el 2014 fue necesario trasladarnos a un nuevo sitio, que por cuatro años se convirtió en nuestra sede. Mientras rediseñábamos el espacio original, continuamos trabajando incansablemente, con el propósito de mantenernos incidiendo en el campo de la cultura artística nacional e internacional.
Hoy nuestro espacio sito en San José 114, muy cerca del Gran Teatro de La Habana y del Capitolio Nacional, está listo. ACACIA regresa a él renovada y enriquecida por las experiencias adquiridas en estos años de intenso trabajo y con el mismo empeño por continuar validando para el mundo, la genuina producción del arte cubano.
Compartir con usted este acontecimiento, sería para nosotros, un inmenso placer.

por: Staff Galería Acacia

Empresa comercializadora cubana que representa, promueve, produce y comercializa los géneros que se ubican en las denominadas artes plásticas y sus soportes de gestión, de un conjunto de galerías y talleres, tanto nacional como internacionalmente.

Jerarquiza la labor de la galería de arte como eslabón base a través del cual se ejecuta la política de atención al creador, y la promoción y comercialización de sus obras, centrando su atención en el arte contemporáneo de los artistas vivos a partir de criterios de calidad artística y validez conceptual de sus propuestas, sin por ello dejar de atender la comercialización de la obra de artistas fallecidos, sea esta obra reconocida o no internacionalmente.