Se encuentra usted aquí

Harold López Muñoz, pintura fresca

Virginia Alberdi Benítez

Harold López Muñoz (La Habana, 1977)  pinta y no es poca cosa en una época caracterizada, en su generación, por trascender las convenciones del oficio y experimentar con cruces genéricos, tensiones volumétricas, instalaciones, acciones performáticas, intervenciones espaciales y apropiaciones tecnológicas.

Al artista le basta el área de un cuadro para expresarse y no renuncia a la figuración, ni al dibujo como sostén de la composición, ni a la exploración de la gama cromática, ni al óleo sobre el lienzo aunque a veces mixtifique la técnica.

Pero no es tradicionalista ni conservador. Ver las obras que exhibe en la galería Villa Manuela, de la Uneac, es asistir a una inmersión en las aguas de una pintura fresca, de imágenes sorpresivas, atrevidas en el mejor sentido de la palabra.

Stand by refleja la consecuencia de un credo estético y una inquietud conceptual que se ha ido desarrollando en la medida que el artista ha ido ajustando su percepción de la realidad con el dominio de los instrumentos expresivos para su plasmación.

Es una pintura que seduce y responde a un principio que López Muñoz defiende: «Busco un impacto visual en mis obras, ya que el espectador actual dedica muy poco tiempo al consumo de imágenes fijas, por la propia dinámica de un mundo cada vez más audiovisual. Creo en el primer golpe de vista en la pintura, que atrapa la atención rápidamente y lleva luego a una reflexión».

Esta última dista de complejidades intelectuales, aunque haya quien proyecte sus demonios al leer de una manera abstrusa los contenidos. Asociar a intenciones distópicas o al cansancio ante la Historia las imágenes de López  Muñoz  no solo es metodológicamente improcedente sino arbitrario.

Pintura de figuras más que personajes, de situaciones más que de acciones, el artista invita a tomar unos y otras sin que lo temporal ni lo anecdótico sean elementos determinantes, pero tampoco irrelevantes. Eso que él llama impacto visual da la medida de una sensibilidad despierta.  

(Tomado de Granma)

Virginia Alberdi

(La Habana 1947). Escritora, ensayista, promotora cultural, curadora y crítico de arte. Se ha desempeñado durante más de veinte años como Especialista del Consejo Nacional de Artes Plásticas (CNAP). Ha sido curadora de numerosas exposiciones.

Arenas movedizas, óleo sobre tela, forma parte de la exposición Stand by, de Harold López Muñoz