Se encuentra usted aquí

Caramelo para diabéticos

Carlos Gámez

Con el arte pueden ser detonados muchos pensamientos dormidos. Con el azúcar pueden ser endulzadas muchas verdades amargas. Con una receta de ambos puede aparecer la chambelona perfecta: colorida, baja en azúcar y con capas de sabor. 

La exposición personal de Medialuna tiene varios puntos de inflexión que conducen al espectador por los caminos del pensamiento. Aunque parezca raro, algunos jóvenes todavía crean con la idea de mover el sustrato de una realidad. En un momento donde pocos consumimos azucares o carbohidratos para cuidar la forma, ellos proponen romper tu rutina saludable.

Pirulí es una propuesta de diez piezas que coquetean con la filosofía sofista. Son la pintura y escultura los lenguajes para servir de punta de lanza. Es una combinación de trampa visual y hondura significante. Tras la cobertura perfeccionista de las obras, está esa imagen corroída que las trajo a la galería. Muchas de las contradictorias enunciaciones que descubrirán en los títulos, proponen un pensamiento anclado en los resabios de un abuelo. Porque las piezas son como pequeños consejos, como reflexiones a partir de una tesis que cuestiona la temperatura de su actualidad.

Movernos en una atmósfera edulcorante no siempre termina salvando la burbuja. Con la verdad que nos seduce estéticamente llega Medialuna, un colectivo de dos en el arte cubano. Un dulce que no sube tu azúcar, que no aumenta tus calorías.