Se encuentra usted aquí

Acerca de la exposición Sin móvil aparente

Dayana Camejo BlancoElisa María López Rodríguez

La producción gráfica en Cuba tuvo un temprano impulso, determinado por el desarrollo del comercio y el avance de nuestra sociedad, hecho que tuvo una incidencia determinante durante los primeros años de la Revolución. Del amplio repertorio de carteles que connotan ¨episodios¨ y campañas sociales, contamos con no pocas propuestas emblemáticas que enriquecen la historiografía del cartel cubano.

El diseño gráfico y en particular el cartel, ha sido el centro de esta primera exposición que se caracteriza por sus altos valores estéticos. Este elemento gráfico ha tenido una indudable importancia para el desarrollo de nuestra industria cinematográfica, y en consecuencia, ha trascendido por su eficacia comunicativa. Aunque no han faltado muestras en las que ha gozado de protagonismo, el cartel se ha visto replegado a las salas de distintos ejes culturales de nuestra ciudad: teatros, cines…, siempre promocionando un evento en particular. Brindarle hoy día un espacio permanente dentro de nuestro circuito galerístico va a permitir que se abra un nuevo camino para el desarrollo de la imagen visual en nuestro país.

Sin móvil aparente es el título de la muestra que se presenta en la Galería Arte-Facto, espacio que está dedicado al diseño en todas sus directrices y tiene como premisas promocionar, comercializar y exponer lo más relevante del diseño cubano. Esta exposición que reúne a once diseñadores gráficos entre los que figuran Eduardo Marín, José (Pepe) Menéndez, Raúl Valdés (Raupa), R 10, Alejandro Rodríguez Fornés (Alucho), Nelson Ponce, Idania del Río, Fabián Muñoz, Laura Llópiz, Eric Silva y Ángel Rivero (Andy).

Un choque generacional ha surgido a raíz de esta exposición que agrupa a noveles diseñadores junto a otros ya consagrados en la materia. No obstante, en la totalidad de las piezas se aprecia un aire modernista que versa sobre temas culturales y sociales de la actualidad. El uso de colores estridentes, los fuertes contrastes o la alusión a determinados fenómenos de corte social, son características comunes a la totalidad de los carteles expuestos. Los códigos visuales utilizados son reconocibles y facilitan las lecturas individuales, pero la elaboración de los referentes trasciende la pura ilustración o el simplismo textual.

Esta oportuna reunión ha servido para ilustrar la actualidad del cartel cubano, al tiempo que cimienta su disciplina en una galería de arte pionera en esta materia. El cartel cubano contemporáneo -y el diseño en general- gozan de un espíritu renovador e irreverente que debe ser reconocido y apreciado por todo tipo de público. Sirva este nuevo espacio galerístico para posicionarlo en el mercado de arte nacional. Es un mérito que merece. 

Alucho / La obra del siglo